Artículos, Casa Real, Eventos, protocolo

El debut principesco

Aunque ya teníamos referencia de su última comparecencia pública-el pasado 31 de octubre pronunció sus primeras palabras en un acto con motivo de la lectura del artículo 1 de la Constitución y conmemorando el 40 aniversario de la Carta Magna- Leonor de Borbón, debutó con su primer discurso institucional en la ceremonia de los Premios Princesa de Asturias.
«Hoy es un día muy importante en mi vida que he esperado con mucha ilusión», afirmó la Princesa de Asturias en su primera alocución y con trece años, la misma edad que tenía su padre, Felipe VI, en 1981 en el mismo escenario y con idéntica solemne ocasión. La primogénita del Rey, una vez terminada la entrega de los galardones, leyó su discurso desde la mesa presidencial, donde también estaban sus padres y su hermana, además del presidente del Principado y el de la Fundación. Fue interrumpida en tres ocasiones debido a los aplausos del público. Hace treinta y nueve años, su padre habló durante minuto y medio, mientras que Leonor dedicó casi cuatro minutos.
Y por supuesto, que aprovechó la ocasión para testimoniar un mensaje en su condición de heredera de la Corona, como es su compromiso «con la entrega y el esfuerzo de servir a España y a los españoles», reto que asume con responsabilidad. Y como viene siendo habitual en los últimos años, la reina Sofía asiste a la ceremonia desde el palco. Y ello no fue óbice para que su nieta le dirigiese unas cariñosas palabras “Ella sabe lo importante que para mí es su presencia en esta ceremonia, que significa tanto para Asturias y para toda España».
Poco a poco la princesa Leonor se va familiarizando con el ceremonial y el protocolo que es afín a la Corona y además asumiendo el rol que como heredera le corresponde y sus padres ya se ocupan de cuidar todos los detalles inherentes al ejercicio de su responsabilidad. Aquí no hay precocidad, sino previsión y la Casa Real ya empieza a disponer de una agenda específica que contempla su presencia en actos institucionales, aunque de momento en compañía de los soberanos, pero pone de manifiesto que se ha hecho con toda la liturgia ritual y gestual propia de alguien que tiene como título “heredera”. Ella misma lo recordó en su discurso en el Teatro Campoamor “Yo llevo sangre asturiana” y añadió: “es además la tierra que da nombre al título que ostento como Heredera de la Corona, al igual que hizo mi padre, el Rey, durante tantos años”.
Así pues, el Principado ha sido la pista de despegue “institucional” para debutar “oficialmente” como Heredera de la Corona. A partir de ahora, nos tendremos que ir acostumbrando a verla en otros eventos hasta llegar a tener una agenda propia dentro de la Casa Real.

Anuncio publicitario
Estándar
Artículos, Educación, Formación, Urbanidad

Teléfono en las aulas

La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid está ponderando la posible aprobación de una normativa mediante la cual se prohibirá el uso del móvil en las aulas en horario lectivo, aunque todavía no se ha definido cómo se articulará esta actuación, eso sí, se valorará su utilización en momentos puntuales como herramientas didácticas. Se aplicaría en colegios públicos y concertados. Esta Comunidad no será la primera en establecer tal prohibición si no es con fines educativos. Ya hay antecedentes en otras Autonomías. Y nuestros vecinos los franceses tomaron esta decisión hace unos meses.
Se justifica esta medida en que la misma beneficia a los alumnos con más problemas en el estudio. La cuestión está en saber donde está la línea divisoria entre uso didáctico o no y uso de ocio. No obstante, es algo manifiesto que existe una gran preocupación respecto a la adición de los niños y adolescentes a los teléfonos móviles. Hay un estudio que indica que en los colegios donde se habían prohibido, los alumnos con buenas calificaciones las mantenían, pero aquellos con peor trayectoria experimentaban una mejoría.
Debates al margen, es algo incuestionable que niños y adolescentes están adscritos a las pantallas, sean éstas de móviles o de tabletas. Para la Fundación Anar-Ayuda a niños adolescente-, se establecen los 15 años como la edad ideal para que tengan su primer móvil, justificando: “para evitar, también, que haya más casos de bullying o sexting, ya que la madurez del menor será mayor y tendrá un sistema cognitivo más desarrollado”. En otro informe sobre el uso de móviles menores, Eu Kids online- proyecto de investigación diseñado para examinar las experiencias de uso-, riesgos y seguridad onlinede los niños, niñas, padres y madres en Europa- precisa que el porcentaje de adolescentes que se aburren sin conexión a Internet se ha triplicado en los últimos años en España y añade que ellos mismos reconocen que no pueden pasar de sus móviles.
Estos datos no dejan de ser una alerta social y por eso la Administración tiene que vigilar que en determinados contextos, el móvil tiene que estar apagado o retirado. De la misma manera que se pide que cuando se asiste a un espectáculo público en un local cerrado, el móvil se desconecte; tiene más justificación que se haga lo mismo durante unas clases que es un periodo lectivo. Y si se quiere hacer uso de las tecnologías de la comunicación, hay otros soportes que si están admitidos por su eficacia didáctica.
Cómo han hecho otras generaciones que acudían al colegio llevando solamente un bocadillo. Hoy se ha cambiado por un teléfono.

Estándar