Artículos, Casa Real, protocolo

Flema británica

Cuando se expresa “flema británica” se viene a decir que es la capacidad del inglés para permanecer impasible ante las situaciones más diversas. Pues bien, una persona que está haciendo gala extrema de esta actitud es el Príncipe Carlos de Inglaterra y quien recientemente celebró sus 50 años como tal-que ya son años, medio siglo para más enjundia- y con acto de exaltación incluido y que además organizó su madre. Cinco décadas ostentando este título como heredero de la Corona británica y en un prolongado compás de espera, pues su madre, la actual Reina Isabel II-93 años- sigue llevando cetro y corona y la última decisión “de Estado” que ha tomado ha sido “dejar de conducir”, coches claro, que no su Reino.
Y es que todo lo que atañe a la Casa Windsor indefectiblemente tenemos que tratarlo con meticulosidad porque nada tiene que ver con el resto de las Casas Reales europeas, dado que está cimentada en una tradición férrea que respeta el ceremonial tal como se instauró. Y es por eso que cada vez que un Jefe de Estado tiene que realizar una visita oficial al Reino Unido y es recibido por la soberana, tiene que cuidar al detalle todos sus movimientos y conocer cómo funciona la realeza británica y evitar situaciones que pueden acabar recogidas en los medios, como por ejemplo cuando Michelle Obama “tuvo la osadía” de tocar la egregia figura de la Reina más longeva del planeta o la cara con que se quedó su marido cuando iba a hacer el brindis en la cena oficial en el palacio de Buckingham y empezó a sonar el himno nacional y no sabía qué hacer con la copa…
Pero volviendo al eterno príncipe Carlos, empiezan a surgir apuestas respecto a algún día llegará a ser Rey, teniendo en cuenta que su madre es incombustible y, como suele decirse, “inasequible al desaliento” y parece que aún tiene cuerda para pasearse por aquí y por allá exhibiendo su amplio fondo de armario de bolsos, que además parece que se han convertido en un clásico referente social-y hasta puede que funcione como una “influencers” en esta moda-. Y menos mal que las esposas de sus nietos, Kate y Megan, están poniendo una nota de glamour en esta rancia realeza y con lo que contribuyen a ponerla en el siglo vigente.
En esto de relevos en la Casa, es obvio que la corona británica no es la nuestra, donde el Rey Juan Carlos entendió que había llegado el momento de renunciar y pasarle el testigo a su hijo, Felipe VI. Una transición natural en cualquier momento. El relevo debe producirse sin estridencias y para que quien asuma la nueva función, lo haga en plenitud de condiciones y no ya en edad de jubilación como le sucede Carlos de Inglaterra y quien se ha convertido en el príncipe que más años ha sido heredero de la corona de la historia británica y el que más años ha ostentado el título de príncipe de Gales, desde1958 y será el monarca de más edad en ser coronado, cuando llegue el momento, claro.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s