Artículos, Educación

Acoso escolar

Según la Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo) sólo en 2016 registró 1.207 casos de acoso escolar reales, lo que supone un aumento del 87,7% en el último año y un 240% desde 2015. Cifras escalofriantes considerando la escalada producida. El bullying, palabra inglesa y que es como se define el acoso físico o psicológico al que someten, de forma continuada, a un alumno sus compañeros, es algo altamente preocupante dentro de la vida escolar. El vocablo aún no está contemplado por el DRAE, pero de proliferar, acabará adaptándolo. Es una acción de maltrato o conducta agresiva que se repite frecuentemente para producir un daño premeditado, físico o psicológico.
Afortunadamente, se constata que se está produciendo al mismo tiempo una mayor movilización y sensibilización social y las víctimas están denunciando tales agresiones. Sin embargo, el problema está ahí. Como suele decirse, se visibiliza y por ende, se nutre de las redes sociales como un canal propicio para estas acciones deplorables, porque el bautizado como “ciberbullying” es una contundente realidad y donde el teléfono móvil y el whatssapp son instrumentos perniciosos.
La situación es preocupante, porque además se constata en ese estudio que la edad de los acosadores cada vez es más baja y la edad de las víctimas cada vez es menor. Como decimos, preocupante y que pone de manifiesto que a sociedad atraviesa por una crisis de valores. Porque es un problema en el que están involucrados padres, profesores y autoridades. Existe y hay constatación de los hechos. En el referido estudio se señala que el conocimiento de los padres y de los profesores también ha aumentado en los últimos años, pero sigue produciéndose un debate en torno a cómo los docentes deben actuar en los casos de acoso escolar, subrayando que muchas familias están “descontentas por la falta de implicación y comunicación de los centros escolares que, aun llevando a cabo algunas medidas, los padres consideran que son insuficientes”.
Recientemente la delegación de alumnos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Vigo organizó un coloquio donde se habló sobre responsabilidad penal del menor y donde, entre otras cosas, se dejó constancia de que los profesores son en el aula la autoridad y sobre el mal uso de las redes sociales, como “slap happy” (bofetada feliz) que consiste, según los especialistas, en grabar con el móvil una paliza a compañeros de clase y después subirla a plataformas para difundirla.

Anuncios
Estándar
Artículos, Casa Real, protocolo

La Guardia Real

Ourense ha acogido la exposición “La Guardia Real, 500 años de historia” que estaba incluida en una serie de actividades programadas en la provincia como desfiles y un concierto. Se trataba de dar a conocer la historia y funciones de esta institución militar formada por personal del Ejército de Tierra, del Aire, de la Armada y de los Cuerpos Comunes como tal representación de las Fuerzas Armadas ante su majestad el Rey.
Es posible que para el gran público no sean conocidas las funciones principales de esta Guardia, si bien algunas de ellas son notorias y públicas, y no hablamos sólo del tradicional relevo solemne que tiene lugar los primeros miércoles de cada mes en el Palacio Real de Madrid, nos referimos también al acto de presentación de las Cartas Credenciales que es una de las ceremonias más solemnes dentro del ámbito diplomático y protocolario. Su participación le otorga una brillantez: escolta solemne de la Sección de Motos a S.M. el Rey; honores a S.M. el Rey; escolta solemne a caballo a los embajadores y Honores a los diplomáticos que presentan sus Cartas Credenciales.
Además de contribuir a la seguridad de la Familia Real, participa en actividades tan diversas como Recepciones oficiales y Audiencias militares de S.M. el Rey; enlaces matrimoniales de miembros de la Familia Real; honras fúnebres a miembros de la Familia Real; visitas de dignatarios extranjeros a nuestro país; conmemoración de la Pascua Militar; Día de las Fuerzas Armadas y Día de la Fiesta Nacional; apertura solemne de Legislatura, complementándose con Paradas Militares o conciertos de la Unidad de Música.
Obviamente, debido además a la vistosidad de su uniformidad, la que utiliza en ceremonias y actos solemnes, heredera de una larga tradición y a la propia idiosincrasia de las unidades de la Guardia Real lo que les obliga a que se adecuen a las uniformidades históricas respectivas de otras épocas.
Así pues, esta exposición ha sido una magnífica oportunidad de adentrarse en la historia de una formación que tiene sus antecedentes en los mismos Reyes Católicos que disponían de “Guardias Viejas de Castilla” para su guarda y Carlos I de España ordenó que una compañía de esta guardia, residiera en el palacio, denominándola “Los Cien Continos”.

Estándar
Artículos, Banderas, normativa oficial, protocolo

Controversia sobre banderas

No es la primera vez, y tampoco será la última, que hagamos referencia sobre el uso-o mal uso- de la bandera como tal enseña oficial. A veces por falta de conocimiento. Otras, porque se hace a propósito y a sabiendas que se vulnera la ley y de vez en cuando porque se tiende a innovar o como hoy se dice, a reinventar. Pero en el reinvento radica también el error.
Ejemplo reciente se ha producido en la pasada Semana Santa debido a que el Ministerio de Defensa dictó una instrucción del jefe del Estado Mayor de la Defensa para que la enseña nacional ondeará a media asta en todas las unidades, bases, centros y acuartelamientos desde las 14.00 horas del Jueves Santo hasta las 00.01 horas del Domingo de Resurrección, incluyendo la propia sede ministerial. Esta decisión contraviene el Real Decreto 684/2010, de 20 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de Honores Militares, el cual en su artículo 3, apartado 2, señala textualmente: “No se rendirán honores, salvo los fúnebres, y la Bandera permanecerá izada a media asta ininterrumpidamente día y noche cuando el Gobierno decrete luto nacional por un periodo de tiempo determinado”
Y ahí surgió la controversia, porque desde el Ministerio se justifica que responde a la “tradición de esas fechas con la bandera a media asta, sin honores militares, pero con devoción castrense” y por la ancestral vinculación de las Fuerzas Armas con manifestaciones religiosas de arraigo popular como en determinadas procesiones. En cualquier caso, el mencionado reglamento no contempla el duelo religioso. Y aún más, este tipo de medidas tampoco están acordes en una España constitucionalmente aconfesional.
Y luego tampoco es de extrañar que el Parlamento de Navarra haya derogado la actual Ley de Símbolos (24/2003) de esa Comunidad, lo que faculta a las instituciones navarras a izar la bandera de Euskadi. En la proposición de ley foral se justifica que la actual regulación “ha contribuido a un camino de enfrentamiento y prohibición de símbolos que eran mayoritariamente aceptados por distintas entidades locales junto a los símbolos oficiales”.
Y mientras, el Consejo de Navarra advierte que esta revocación “puede producir una situación de incertidumbre jurídica sobre la utilización de los símbolos contraria al ordenamiento jurídico”. La controversia está servida, una vez más.

Estándar