Artículos

El tarareo nacional

En los últimos días, hemos escuchado en distintas ocasiones nuestro himno nacional, si bien por motivos distintos. Unos de Estado y otros deportivos. Y como todos saben, de nuestra marcha nacional sólo tenemos la música, de ahí que cada vez que suena en un espacio donde hay público, los concurrentes, sólo tienen la opción de tararear esa composición conocida también por “marcha real” o “marcha granadera”.
Obviamente, condiciona mucho el escenario donde se escuche, pues no ha sido lo mismo cuando se interpretó la última semana en el Palacio Real o en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, en una atmósfera solemne que induce a escucharlo en silencio y con respeto, que hacerlo en un estadio de fútbol, como ocurrió hace unos días en Brasil cada vez que jugaba nuestra selección española, aunque en esta ocasión, nos quedamos con ganas de escucharlo más veces.
Y es que eso de no tener letra, provoca situaciones como la que hemos vuelto a vivir recientemente en este campeonato mundial de futbol, cuando después que hubiese sonado nuestro himno musical, se puso el de la selección chilena que, una vez terminada la música, todos los aficionados, en considerable cantidad como para que se les oyese en todo el estadio, siguiendo cantando su himno “a capela”, por lo que su interpretación se prolongó más que el de España.
Pero esto no es nuevo, porque pasó lo mismo con ocasión de la final del campeando de futbol de la Copa de Confederaciones entre España y Brasil, los jugadores brasileños, cantaron eufóricamente su himno, por lo que parece ya una estratagema psicológica eso de que en todo el estadio al unísono siga entonando el himno, una vez terminada la música.
Pero de momento, mucho nos tememos que, a pesar de los intentos y conatos producidos, seguiremos teniendo un himno nacional que a pesar de su abolengo, pues primeros antecedentes lo sitúan durante el reinado de los Reyes Católicos, carecerá de letra. En su momento el Comité Olímpico Español había convocado un concurso, juntamente con la Sociedad General de Autores, para dotar de letra al himno, pero finalmente no se logró un acuerdo o consenso para definirla. Es que en esta España nuestra, tan diversa y vertebrada, consensuar una letra para el himno nacional, se nos antoja como una utopía.
Así que mientras, cuando en un espectáculo deportivo suene esta marcha, seguiremos tarareándola, eso sí, a pleno pulmón y con mucho entusiasmo, más que nada para solapar otras interpretaciones “a capela” que se están poniendo de moda. Lo que pasa es que hasta ahora, el único acontecimiento deportivo de masas que nos permitía esa euforia chauvinista, era el fútbol, pero a tenor de los últimos acontecimientos, habrá que reservar el tarareo para nuevas citas. Y a lo mejor, mientras tanto, aparece una letra “consensuada” para acompañar la música.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s