Artículos

Deporte, sólo es deporte

Hubo un entrenador de fútbol, Vujadin Boskov, quien acaba de fallecer en las últimas horas, que pronunció una frase que se hizo célebre y enseguida fue mimetizada por todo aficionado al balompié. Estamos hablando que esa aseveración que dijo en 1979 en Zaragoza, a donde había llegado para entrenar al equipo: “Fútbol es fútbol, y gol es gol”. Obviamente, la pronunció con su típico acento yugoslavo, que también se hizo peculiar.
Pues parafraseando a este técnico balcánico, y recuperando la escena del palco de autoridades de la final de la copa del Rey en Valencia, hay que reivindicar que “deporte es deporte” y que traduciendo al lenguaje social, las actividades deportivas deben ser protagonizadas por profesionales de este espectro y que extrapolado al mencionado espacio protocolario de Mestalla, había demasiados políticos sentados y que prevalecieron sobre otros invitados del ámbito puramente deportivo.
Totalmente de acuerdo con el comentario de nuestro compañero Carlos Fuente en cuanto a la composición de ese palco. Y al margen de proponer otras alternativas, que es evidente que siempre las hay, en lo que atañe a la distribución de ese espacio, resulta obvio afirmar que en este tipo de espectáculos, debe primar la coherencia y ésta nos dice que tiene que haber una presencia equilibrada de invitados políticos y representantes del deporte, y sobretodo, prevaleciendo siempre estos últimos, dadas las singularidades del propio evento. Después, en la foto, sólo aparece la imagen de autoridades políticas y apenas de los otros directivos.
Pero también es cierto que somos plenamente conscientes que dada la envergadura del propio espectáculo, con la presencia de las cámaras de televisión, el político sabe de las posibilidades que tiene para salir en el medio, de ahí que todos quieran estar en el meollo que no es otro que ese magnífico escaparate que es un palco en una final deportiva de relieve. Después hay otras muchas celebraciones deportivas, de menor repercusión, en las que ni aparecen, a pesar de que se les invita y es posible incluso que en ellas su presencia estuviera mucho mas justificada, pero si no hay despliegue mediático por medio…la cosa tiene otra dimensión.
Pero si además de los representantes institucionales que suelen comparecer en este tipo de finales deportivas- presidentes de Autonomías, alcaldes, ministro del ramo- por encima aparecen agregados, como pasó en Valencia, entonces el listado de VIP´S se dispara y los profesionales del protocolo tienen que enjugar sus lágrimas de desesperación y asumir consignas de los jefes, generalmente también políticos, que les dicen aquello de “hay que sentarlos”.
Y ya no queremos hablar de esa deplorable imagen que hemos visto con el capitán del equipo ganador alzando la copa subido a la balaustrada del palco, haciendo equilibrios y mientras el monarca le sostenía una pierna… Ciertamente, la magnitud de este tipo de eventos obliga a buscar otras alternativas que hagan mas lucida la ceremonia y ya no es cuestión de presupuestos, sino de imaginación.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s