Artículos

Códigos éticos

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez, ha anunciado que va a aprobar un Código Ético “que protocolice y concrete las responsabilidades que las leyes no concretan, el buen uso de los bienes públicos, la conducta de los cargos institucionales“y prohibirá o restringirá los regalos que pueda recibir y también definirá “qué es cortesía institucional”.

Señaló también que en el caso de los cargos políticos, infringir la normativa supondrá el cese. Para articularlo, se baraja la opción de un acuerdo en el Consello de la Xunta posteriormente publicado en el Diario Oficial de Galicia, para  darlo por conocido y hacerlo vinculante, o bien por articular un decreto si fuese preciso. En su anuncio, el titular del gobierno gallego también subrayó que igualmente,  las empresas tendrán que “aceptar expresamente el cumplimiento” de este código y “asumirlo previamente” para contratar   con la Administración autonómica.

Estamos impacientes por conocer qué se entiende por tal cortesía institucional, dado que es un término que se nos antoja abstracto, lo mismo, y ya lo hemos comentado en otra ocasión, que el concepto que se recoge en la Ley de Transparencia relativo a que “no aceptarán para sí regalos que superen los usos habituales, sociales o de cortesía”, no queda muy claro en cuanto a cuantificar el valor material de ese regalo. “Y que en el caso de obsequios con una mayor relevancia institucional se procederá a su incorporación al patrimonio del Estado”, matiza esa misma disposición.

Ha que recordar que  precisamente en esta comunidad autónoma gallega, hay varios políticos imputados y que, al parecer, han recibido de algunas empresas regalos que han ido más allá de la cortesía. Por eso existe ahora mismo esa sensibilidad en este asunto.

En una línea similar, la Diputación Provincial de Ourense ha anunciado que también va a aprobar un código ético, en el que también aparece el tema de los regalos, precisando que  “ningún cargo electo o  personal al servicio de la administración provincial, podrá ofrecer, conceder, solicitar o aceptar, directa o indirectamente, regalos o dádivas, favores o compensaciones, en metálico o en especie, cualquiera que sea  su naturaleza y que puedan influir en el proceso de toma de decisiones relacionado con el desempeño de las funciones derivadas de su cargo o puesto de trabajo”.

Está bien que el estamento político empiece a delimitar el espacio por donde se mueve y que cada vez que se habla de “cortesía y atenciones protocolarias” se refiera exclusivamente a eso, al trato y correspondencia con otras personas, dentro de un comportamiento correcto.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s