Artículos, Casa Real, normativa oficial, parlamentos, profesion, protocolo

Desplante real

Pues nuestro monarca va a tener que acostumbrarse a que cada vez que visite Cataluña, sea objeto de un desplante institucional por parte de las autoridades de la Generalitat. Acaba de suceder con motivo de su presencia para asistir a la inauguración de la feria Gastech, encuentro para los profesionales del gas y Gas Natural Licuado de todo el mundo.
En este caso, faltó la representante de la Consejería del sector vinculado al evento, Empresa, y eso que a priori figuraba que iba a participar en el acto de inauguración, pero a última hora “le surgió” otro compromiso que era asistir a la apertura del salón de energía global, en el mismo recinto. La paupérrima representación institucional del Gobierno catalán se ciñó al director general de Energía, Minas y Seguridad Industrial.
Un episodio lamentable, porque cuando acude el Jefe del Estado a una autonomía que forma parte de ese Estado, es obvio y obligado que sea recibido por las autoridades que encarnan el poder político de la misma y que están integradas en sus administraciones como representantes del propio sistema institucional. Y esa Constitución que el actual Gobierno catalán cuestiona habitualmente, es precisamente la que posibilita que estén ocupando esos cargos del poder. Una absoluta incongruencia y sobre la que en más de una ocasión nos hemos referido.
Pero bueno, teniendo en cuenta que la actual Generalitat que lidera Quim Torra ha anunciado públicamente que “se abstendrá” de participar en los actos que convoque y organice la Corona, pues es fácil deducir que esta “alta” representación de autoridades catalanas va a ser una nota frecuente en la vida institucional cada vez que vaya el Rey Felipe VI, quien a buen seguro tiene en su mente otros desplantes recientes como el Mobile World Congress, donde la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, no asistió a la recepción oficial del monarca o el acto de entrega de los premios Princesa de Girona, que tuvo que trasladar su emplazamiento tradicional porque el Ayuntamiento no cedió su auditorio para esta gala.
Una desagradable política de gestos que no dejan de ser un desagravio institucional y protocolaria hacia la figura de nuestro Jefe del Estado. Y ahora que se está preparando a la princesa Leonor para que empiece a protagonizar actos oficiales como tal heredera de la Corona, queremos suponer que dentro de esa preparación se dedicará un espacio a “cómo sobrevivir a desplantes de cortesía”.

Anuncios
Estándar
Artículos, Educación, Formación, Urbanidad

Tres palabras fundamentales

El Papa Francisco, en su reciente Encuentro Mundial de las Familias celebrado en Irlanda, puso especial énfasis en aspectos relacionados con la convivencia dentro del entorno familiar: “me gusta decir que en las familias necesitamos aprender tres palabras: “perdón”, “por favor” y “gracias”. ¿Cómo son las tres palabras? Todos digamos las tres palabras. No escucho (las personas repiten “perdón, por favor, gracias)”.
Estas tres palabras a las que alude el pontífice, son esas mágicas tres palabras que debe aprender un niño desde muy corta edad, porque son la base de la convivencia, el sustento de una sociedad con valores y los pilares de la buena educación y del civismo. Y precisamente, estas tres palabras son las primeras que se enuncian en el seno de la familia, pues con ellas queda de manifiesto una actitud de respeto. Y subraya el Papa: “Cuando discutas en casa, asegúrate de pedir disculpas y decir que lo sientes antes de irte a la cama. Antes de que termine el día hagan las paces. ¿Saben por qué se debe hacer las paces antes de terminar el día? Porque si no se hace la paz la guerra fría del día siguiente es muy peligrosa”.
“Los niños aprenden a perdonar cuando ven que sus padres se perdonan recíprocamente”, continúa subrayando. Y es que los niños toman como modelo de comportamiento el ambiente de su familia y absorben las instrucciones de sus padres que son quienes tienen la responsabilidad de su educación y de transmitir el sentido de los valores. Y enfatiza en cuanto a papel fundamental de la familia: “En toda sociedad, las familias generan paz, porque enseñan el amor, la aceptación y el perdón, que son los mejores antídotos contra el odio, los prejuicios y la venganza que envenenan la vida de las personas y las comunidad”.
Y Francisco no dejó de pasar la oportunidad de aludir a las redes sociales: “Cuando las redes sociales entran en órbita, cuando en la mesa en vez de hablar en familia, cada uno está con el teléfono y se conecta afuera, está en órbita; esto es peligroso, porque te saca de lo concreto de la familia y te lleva a una vida gaseosa, abstracta, sin consistencia”.
Tampoco es la primera vez que el pontífice hace alusión en sus intervenciones a la influencia negativa que causa entre niños y jóvenes estos sistemas de comunicación avanzada. Algo que los padres nunca deben obviar.

Estándar
Artículos, normativa oficial, parlamentos, profesion, protocolo

Carta Magna inclusiva

Ahora, el ocurrente Gobierno de Pedro Sánchez está preocupado, una vez más, por cuestiones de género pues, como se ha informado, ha encargado a la Real Academia Española o de la Lengua, un estudio para “adecuar la Constitución a un lenguaje inclusivo”.
En palabras de la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo, “se trata de adecuar la Carta Magna “a un lenguaje correcto y verdadero a la realidad de una democracia que transita entre hombres y mujeres” y añade que “será necesario empezar por tener un texto que nos incluya a las mujeres” y subraya que la redacción de la actual Constitución “en masculino, se corresponde a una sociedad de hace 40 años”… Y recordó que en la pasada toma de posesión, “les costó trabajo prometer como ministros” y claro, por eso añadieron lo de “ministras”, tal como comentábamos en un artículo anterior.
Por su parte, el director de la RAE, Darío Villanueva-ex rector de la USC-, afirmó que emitirá un informe ”riguroso, serio y despolitizado desde el punto de vista lingüístico y gramatical” y conforme a la doctrina lingüística de esta institución “y sin apartarse de lo que ha sido la tradición gramatical, ortográfica y lexicográfica de hace más de 300 años que ha ido evolucionando y poniéndose al día”…
Pero todavía mucho más crítico ha sido el escritor y académico de la RAE-sillón T-, Arturo Pérez Reverte, quien ha asegurado que abandonaría esta docta institución “dando un sonoro portazo” en el supuesto de que esta acceda a la propuesta del Gobierno para modificar la Constitución para adecuarla al lenguaje inclusivo. Así de claro y contundente, propio de su idiosincrasia e incluso, fue más enfático en una respuesta tuitera donde aseveró “tiene usted mi palabra”. Aquí no hay nada inclusivo; a contrario, más bien exclusivo, porque él se excluiría de esa decisión. Y para argumentar su postura, “incluyó” un enlace sobre un artículo donde quedaba patente que “la actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas”.
La cosa es marear la perdiz y acordarse de la Constitución por cuestiones de menos relevancia, cuando en la misma hay otras perentoriedades que están aún pendiente de abordarse, como por ejemplo la sucesión en la Corona (artículo 57) o el papel de las Diputaciones, por poner un ejemplo.

Estándar
Artículos, Educación, Formación, normativa oficial, protocolo, Urbanidad

Valores cívicos y éticos

La polémica vuelve a estar servida. Y es que cada vez que un Gobierno mete mano en el asunto, de inmediato surgen discrepancias. Nos estamos refiriendo al anuncio que acaba de hacer la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá en cuanto a la implantación de una asignatura obligatoria de Valores cívicos y éticos, dentro de la reforma que se hará de la LOMCE y donde además se contempla la eliminación del carácter académico de la asignatura de religión.
De momento, la Comisión Episcopal de Enseñanza advierte de que la asignatura de Religión «perderá valor» si deja de evaluarse(ha sido evaluable desde 1990) y añade que “atenta contra el derecho de los padres –reconocido en la Constitución– que desean que sus hijos reciban formación religiosa y moral de acuerdo a sus convicciones”. Al mismo tiempo, los obispos entienden que “hacer obligatoria para todos los alumnos una asignatura de valores éticos (no meramente cívicos) corre el riesgo de imponer una ética del Estado, o del partido del gobierno».
Para la ministra, esta nueva asignatura, que tendrá contenidos feministas, estará centrada en el tratamiento y análisis de los derechos humanos y de las virtudes cívico-democráticas, entendiendo que “los valores cívicos y éticos son universales”, entre sus posibles contenidos, estarán incluidos los “constitucionales” y serán “patrimonio de todos”. O sea, una nueva versión de la polémica “Educación para la Ciudadanía” y que ya el gobierno del PP también intentó modificar sustituyéndola por “Valores culturales y sociales” en Primaria y “Valores éticos” en la ESO.
Hace cinco años, el Consejo de Estado precisaba que estas asignaturas-al margen de cómo se bauticen-“acaso procedería imponerla como obligatoria en algún momento”, aludiendo a acuerdos del Consejo Europeo y de la Unión Europea tendentes “a velar por el aprendizaje de los valores democráticos con el fin de preparar a las personas para una ciudadanía activa”.
Aquí, de lo que se trata es de formar con transparencia y sin manipular ideológicamente al joven al que hay que insuflarle unos valores sociales de manera que se comporte como un ciudadano modélico, respetando las normas de convivencia y porque la transformación de la enseñanza no depende exclusivamente del sistema, ya que en ella está implicada toda la sociedad, empezando por la familia.

Estándar
Artículos, Comunicación, profesion, protocolo

Cambio de imagen

Parece ser que por el mero hecho de encuadrarse en lo que se tilda como “antisistema”, se le concede licencia para vulnerar los principios básicos que conforman lo que se entiende por “decoro social” y que en muchas ocasiones, demanda que esa persona que se considera representante público, comparezca en sus actos esgrimiendo esas normas comprendidas en la etiqueta social. De ello hemos hablado en reiteradas ocasiones.
La imagen personal, que no sólo atañe al aspecto físico, sino también al comportamiento dentro de lo que se define como “sabe estar”-hablar, saludar, gesticular, etc-, para algunos de nuestros políticos implica una “imagen de marca” que se les identifica precisamente como integrantes de tal “Antisistema”. Ejemplo personalizado en el líder “podemita”, Pablo Iglesias, quien no tiene reparo en acudir a la Casa Real a una audiencia con el monarca, vestido con camisa y en smoking a la Gala de los Goya. O cu ando algunos diputados visten en el Congreso camisetas reivindicativas…
Pues bien, podemos traer a colación el reciente caso de una preclara metamorfosis que protagonizó la política independentista catalana Anna Gabriel, la del flequillo, vaqueros y camiseta con propaganda incluida. En su “exilio” a Suiza, optó por presentarse en sociedad con una nueva imagen, cambiando su flequillo por el pelo suelto y peinada con raya. En lugar de las camisetas-escaparate reivindicativo, vistiendo un look bastante más discreto y con un toque más casual o urbano, incorporando la chaqueta como cualquier ejecutiva.
Obviamente, esto responde a una clara estrategia de comunicación a través de su imagen personal, utilizando el estilismo para ofrecer una nueva Anna Gabriel totalmente diferente y transmitiendo un mensaje que dice que se aparta de la espiral anticapitalista e independendista. La nueva “cupera” quería aparecer como una profesora más. Y para ello ha guardado en su armario toda la parafernalia que utilizaba para sus comparecencias públicas dentro del “procés” y optó por recuperar el set de maquillaje, visitar al peluquero y pasar por la tienda para adquirir su nueva ropa “imagen de marca” más socializada.
En definitiva, Anna Gabriel mudó de vestuario, porque también cambió de escenario y de obra de teatro. Ahora interpreta un nuevo rol, más cercano, quizás más “tierno”… Pero seguro que en su fuero interno, subyacen sus sentimientos políticos que si los exterioriza, le pueden acarrear consecuencias no deseadas.

Estándar
Artículos, Casa Real, Educación, normativa oficial, parlamentos, protocolo

Un desplante de Estado

Otro más. Y van… nos referimos a los desaires de las actuales autoridades de la Generalitat catalana con el Estado. Lo más reciente, el desplante que Torra le hizo al monarca español cuando llegó al Nou Estadi de Tarragona para presidir la ceremonia inaugural de los XVIII Juegos Mediterráneos. Allí estaba, como le correspondía, el nuevo presidente del Gobierno de España, pero en la línea de saludos no comparecía el titular del gobierno de Cataluña.
Eso sí, para no significarse, obvió participar en el movimiento protocolario de la salutación, pero poco después, apareció para estrechar la mano del Jefe del Estado y aprovechó para “propinarle” o más bien entregarle “ipso facto” un libro de fotos en el que se recoge lo que los independentistas interpretan “como represión policial en la jornada del referéndum del 1 de octubre” acompañado de informes del defensor del pueblo catalán, sobre lo acontecido en esa jornada. El rey lo recogió “estupefacto”. No era para menos. Como no le contestó a la “afectuosa” carta que previamente le habían enviado el propio Torra juntamente con Carles Puigdemont y Artur Mas y donde solicitaban que “encontrase un momento” para reunirse y explicarle “cómo se siente una parte del pueblo de Cataluña”. Tanto la Casa del Rey como el Gobierno habían desechado cualquier cita formal entre el monarca y el ‘president’.
En fin, de lo que se trataba, nuevamente, era de escenificar el sainete al que lamentablemente nos tienen acostumbrados los dirigentes de la Administración catalana en lo que atañe a asumir sus funciones representativas como tales mandatarios adscritos a un ente que forma parte del engranaje del sistema del propio Estado y que es oportuno recordar al titular del mismo, que, por ley, es el representante ordinario del Estado en Cataluña y como tal, está obligado promulgar, en nombre del Rey, las leyes, los Decretos leyes y los Decretos Legislativos de Cataluña y ordenar su publicación; ordenar la publicación de los nombramientos de los cargos institucionales del Estado en Cataluña y solicitar la colaboración a las autoridades del Estado que ejercen funciones públicas en Cataluña.
Y otro acto de este ridículo sainete es el anuncio del ejecutivo catalán de romper con la Monarquía y que a partir de ahora, ni el president ni los consejeros acudirán a actos organizados por la Casa Real; tampoco invitarán al rey a eventos institucionales catalanes; y el propio Torra ya ha cesado como vicepresidente de Honor de la Fundación Princesa de Girona.
Habrá más esperpénticas entregas como expresión atentatoria contra las normas establecidas.

Estándar
Artículos, normativa oficial, profesion, protocolo

Modificar los usos…de género

Pues ya está formalmente “oficializado”. Por primera vez disponemos de “Consejo de Ministras y de Ministros”. Desde el pasado 7 de junio, durante la ceremonia de asunción del cargo por parte de los integrantes del gabinete de Pedro Sánchez, se materializó el nuevo uso.
Como saben, prometieron el cargo y cuando tuvieron que reproducir la fórmula contenida en el Real Decreto 707/1979 de 5 de abril, en el párrafo del artículo 2 donde también tienen que hacer referencia a la obligación de mantener secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros, la sustituyeron por “Consejo de Ministras y Ministros”.
Pero es que en la propia Web de Moncloa, en la referencia informativa a la reunión del nuevo gabinete, específicamente se recoge “esta mañana se ha celebrado en La Moncloa el primer Consejo de ministras y ministros presidido por Pedro Sánchez…” o como pie de foto “imágenes de la llegada de los miembros del Gobierno a la primera reunión del Consejo de Ministras y Ministros presidido por Pedro Sánchez”. Donde no se contemplaba era en el titular de la noticia, que rezaba “Primer Consejo de Ministros presidido por Pedro Sánchez”. Cuestión de irse acostumbrando a la práctica cotidiana de cada viernes.
Visto lo visto, habrá que pensar en modificar el texto del susodicho RD 707- que por poco no es un Boeing, aunque su texto últimamente vuela bastante- y más en concreto en el párrafo del artículo 2 y añadir lo de “Ministras”. Cuestión de género. Claro que nuestro rico y científico Diccionario de la Real Academia de la Lengua, recoge esta aceptación en masculino y femenino como “persona que forma parte del Gobierno como responsable de uno de los departamentos en que se divide la Administración Superior del Estado” o también “persona que forma parte del gobierno de un Estado como responsable máximo de un ministerio”. Sin embargo, la RAE, recuerda que “citar ambos géneros de los sustantivos resulta una costumbre “artificiosa e innecesaria desde el punto de vista lingüístico”.
Hasta ahora, la errónea interpretación que se estaba o aún se está haciendo de esta disposición, era o bien no citar lo de “con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución, como norma fundamental del Estado” o lo de añadir, “por imperativo legal” o similares improvisaciones fuera de lugar. Pero ahora hay que empezar a considerar el género de los nombres, estimados lectores y lectoras, o viceversa.

Estándar